Por qué y cómo organizar un blogtrip

Por qué y cómo organizar un blogtrip de promoción de un destino o negocio turístico

Probablemente hayas escuchado hablar de los blogtrips o famtrips, viajes patrocinados de blogueros y prescriptores digitales. En este artículo te explicamos por qué y cómo organizar un blogtrip para promocionar un destino o negocio del sector turístico.

La publicidad tradicional hace años que quedó desfasada frente a la irrupción de Internet. Los altos costes de anunciarse en televisión, radio o prensa han llevado a muchas empresas e instituciones a buscar otras alternativas más económicas y de gran impacto. Entre ellas, en el sector turístico hace años que se vienen desarrollando blogtrips (también llamados famtrips), es decir, viajes organizados en los que se invitan a prescriptores digitales a un lugar para que vivan una experiencia concreta y que luego la difundan por sus canales. Es este artículo queremos responder a las preguntas de por qué y cómo organizar un blogtrip y de paso lograr un alcance mucho mayor y de mejor calidad que con la publicidad tradicional.

 

¿Qué es un blogtrip?

Un blogtrip es una acción de comunicación y marketing planificada por organizaciones, empresas o instituciones de promoción con el objeto de dar a conocer los recursos turísticos, empresas del sector, actividades, etc. de un destino. Para ello, se recurre a blogueros y prescriptores digitales para que transmitan a través de sus canales sociales las características y atractivos de dicho destino.

A partir del dominio de las tecnologías sociales de comunicación, estos prescriptores ofrecen la posibilidad de generar y difundir contenidos en tiempo real y con un impacto elevado a un bajo coste.

Es decir, ideología content hacking pura y dura: contenidos de calidad e impacto sin dejarnos el presupuesto.

 

¿Por qué es efectivo un blogtrip?

Antes de hablar de eficacia, tenemos que empezar por lo más importante; definir el objetivo. Una vez planteado este, se deberá desarrollar un programa de actividades atractivo mediante el que los participantes puedan conocer de primera mano el destino y vivir una experiencia única.

Y ahora, ya podemos hablar de efectividad. Porque el principal valor de un blogtrip reside en la autenticidad de los testimonios, que estos transmitan sentimientos positivos vinculados al destino o a la empresa. Sólo así se genera confianza y credibilidad, que son los elementos imprescindibles para que el mensaje llegue a más personas y de forma más persuasiva.

 

¿Qué no es un blogtrip?

Un blogtrip no es una mera acción publicitaria. No es lo mismo que publicar un anuncio en televisión o en prensa escrita para mostrar las riquezas de un lugar. No se trata de vender algo, sino conseguir que el invitado haga suyo el producto, fidelizarlo, convertirlo en un apasionado, en un prescriptor de ese lugar. Y ello se alcanza a través de un contacto cercano, de un ambiente relajado y divertido, de actividades que conecten con las necesidades e intereses de ese invitado.

Tampoco es un viaje de vacaciones para el participante. Un blogtrip es (o debe ser) un servicio profesional, y por tanto debe ser desarrollado como tal. Siempre resulta útil establecer condiciones previas a la celebración del blogtrip, para que no se produzcan malentendidos.

 

¿Quién puede organizar un blogtrip?

Cualquier empresa o institución dedicada al turismo puede estar interesada en organizar un blogtrip para promocionar un destino, producto o servicio. Aunque hay que tener en cuenta el presupuesto. En la mayoría de las ocasiones, son instituciones públicas las que se deciden a invertir en este tipo de acciones, para las que cuentan con otros establecimientos como patrocinadores o colaboradores.

No obstante, hoteles, restaurantes, empresas de actividades o agencias de viajes también pueden liderar la organización de un blogtrip, ya sea uniéndose entre varias empresas o bien asumiendo la gestión del mismo. Se trata de coordinar un evento en el que todas las entidades participantes ganen relevancia, aportando sus propios recursos. Por ejemplo, un hotel puede ofrecer las habitaciones, obteniendo un retorno en promoción mayor que el coste de prestar ese servicio.

 

Cómo organizar un blogtrip paso a paso

Cómo organizar un blogtrip

Márcate un objetivo

Lo primero es lo primero. Tienes que tener muy claro para qué quieres organizar un blogtrip. Al fin y al cabo, se trata de un evento que requiere tiempo y dinero, por lo que no es aconsejable tirarse a la piscina a la ligera. Además, debes pensar cómo vas a monitorizar ese objetivo. Para ello, es necesario ser lo más concreto posible a la hora de formular la meta. Por ejemplo, si quieres aumentar tu comunidad de seguidores, pon la cifra deseada (y realista) para ese incremento.

Existen otros objetivos más difíciles de cuantificar. Por ejemplo, que lleguen más turistas a un destino turístico. La celebración del blogtrip no se traduce en que la siguiente semana desembarquen hordas de turistas en el lugar, sino en una presencia de este en los medios digitales a través de testimonios directos de personas que se han labrado una reputación.

 

Elabora un presupuesto

Antes de contactar con posibles participantes, debes contemplar los gastos que conlleva el blogtrip. En primer lugar, el desplazamiento. Se trata de una de las partidas más costosas, sobre todo si se pretende invitar a personas de otras provincias y regiones, a las que se deberá pagar gasolina, billete de tren o de avión según el caso. También hay que tener en cuenta los desplazamientos en el destino, si las actividades se desarrollan en lugares distantes. Para ello, se suele recurrir a un minibús o coches de alquiler.

El alojamiento y la manutención son otros gastos fijos que pueden ser cubiertos con patrocinios de hoteles y restaurantes. Es decir, estos ofrecen los servicios gratuitamente a cambio de difusión en los contenidos generados durante el blogtrip. Este modelo también se puede aplicar con las actividades programadas.

Existen otra serie de gastos adicionales, como la elaboración de merchandising, coordinación externa del evento, contratación de fotógrafo, etc.

 

Selecciona a los participantes con cabeza

La segmentación temática es fundamental. Si quieres dar a conocer una ruta senderista por la sierra, no invites a un bloguero que únicamente escribe sobre ciudades, pues su público no es al que te interesa llegar. Debes elegir conforme a la naturaleza de las actividades que se vayan a realizar y el nicho de interés para tu negocio o destino.

Otro elemento fundamental es investigar a los blogueros y prescriptores que te interesan. Y eso, con las redes sociales, es muy fácil. Comprueba su número de seguidores y, sobre todo, el grado de interacción de estos. Hoy día es accesible e incluso barato la compra de seguidores, que naturalmente no aportan nada, aparte de abultar la cifra total. Lo ideal es que los blogs o perfiles tengan una comunidad activa en torno a ellos.

También es importante leer sus contenidos, si están redactados con gusto, si están bien posicionados en Google, si son compartidos en redes sociales… la calidad es un valor que se recompensa con mayor impacto.

Respecto al número de participantes, depende en gran medida del presupuesto. Sin embargo, salvo eventos más ambiciosos, no suele superar los quince. Un grupo pequeño permite una mayor flexibilidad en la realización de las actividades y la gestión del tiempo, además de facilitar un contacto más directo entre los mismos y, consecuentemente, un buen ambiente.

 

Prepara el programa de actividades

Llegamos un momento crítico. Porque diseñar un programa atractivo no es tan fácil. Además de seleccionar actividades que sorprendan a nuestros participantes, debemos crear una atmósfera adecuada, en la que estos no se sientan como en una de esas reuniones en las que venden colchones. Se trata de mostrar los encantos de un lugar o un establecimiento, pero de forma natural, para que así sea transmitido.

Para ello es fundamental gestionar bien los tiempos. Hacer más cosas no siempre significa una mejor experiencia. No podemos atosigar a los participantes llevándolos de un lugar a otro con prisas. Es recomendable dejar momentos de descanso entre actividades y propiciar dinámicas de grupo para que la experiencia sea completa, que los blogueros y prescriptores se vayan con un recuerdo imborrable. De este modo, te recomendarán porque así lo sienten.

Los detalles también se valoran. Que se facilite conexión a internet (para tuitear es imprescindible), que se hagan regalos de bienvenidas útiles (como un cargador de batería portátil), que se realicen actividades divertidas, que la comunicación siempre sea fluida (con un grupo de WhatsApp por ejemplo), que el alojamiento y las comidas sean de calidad…

 

¿Quién nos puede ayudar en organizar un blogtrip?

Quién nos puede ayudar en un blogtrip

Todos estos consejos pueden resultar un poco abrumadores, pero que no cunda el pánico. Hay socios clave que te pueden ayudar. Es el caso de las asociaciones de blogueros de viajes (o travel bloggers) que podemos encontrar en muchas comunidades autónomas. Actualmente existen en MadridGalicia, Barcelona, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Andalucía y Canarias.

La ventaja de contactar con estas asociaciones es que aglutinan a decenas de socios, por lo que el acceso es mucho más fácil y centralizado. Además, si se colabora con ellas, el alcance será mayor, en la medida en que desde sus perfiles corporativos apoyarán el blogtrip, además del resto de socios que la componen.

 

Ventajas de organizar un blogtrip

Ventajas de organizar un blogtrip

Si se plantea de forma seria y bien planificada, un blogtrip tiene un montón de ventajas acordes con los objetivos marcados. Te enumeramos tan sólo algunas de ellas.

– Se generan contenidos antes, durante y después de las actividades: el objetivo no es que se hable de la actividad únicamente mientras se desarrolla, en tiempo real, sino que se lleve a cabo una estrategia de comunicación previa, para suscitar expectación, y posterior, cuando se mostrarán los resultados y se potenciará el engagement.

– Comunicación segmentada: la selección del grupo de prescriptores se lleva a cabo de acuerdo a una serie de criterios objetivos, es decir, conforme a las necesidades del blogtrip. Si el organizador es un grupo de restaurantes de una ciudad, se decantará por un perfil más gastronómico; mientras que si es un hotel para familias, los participantes deberán tener influencia en ese nicho.  De esta forma, se desarrolla la acción en un entorno controlado y con un público concreto en el que impactar.

– Acciones de promoción a bajo coste. Si bien es preciso correr con los gastos de desplazamiento, alojamiento y manutención, los blogtrips son acciones de un coste reducido, más aún si lo medimos de acuerdo a su rendimiento. También se puede retribuir a los participantes, si así se acuerda.

– Generación de contenido con un alto nivel de confiabilidad. Los que crean el contenido son expertos en su área y por ello reciben la confianza de un volumen elevado de personas que siguen sus consejos.

– Comunicación en tiempo real. Esta capacidad de generar conversaciones y comentarios a tiempo real es fundamental para llegar a un público mayor. Por ello, es preciso facilitar un acceso a Internet adecuado

– Nivel de alcance y viralidad del contenido. Cada participante cuenta con sus propias plataformas de difusión (blogs, redes sociales…), y unidas con las del resto, aseguran una conversación social donde el protagonista es tu negocio.

– Generación de contenido multicanal. La práctica totalidad de bloggers y prescriptores digitales utilizan más de un canal de comunicación para hacer llegar sus contenidos al público. Estos pueden ser blogs, canales de video, podcasts, redes sociales, etc.

– Capacidad de medir el impacto en las acciones. El blogtrip es una inversión con un retorno cuantificable a partir de numerosas herramientas que miden el impacto generado con las acciones propuestas.

 

Ejemplos de Blogtrips

Existe una infinidad de ejemplos de éxito de blogtrips realizados en los últimos años. Y de diferente escala. Por ejemplo, en junio de 2016, el Patronato de Turismo de Granada organizó el #GRXperience, un evento que congregó a decenas de blogueros de viaje de las distintas asociaciones de España a lo largo de cuatro días repletos de actividades. El resultado fue más de 20 millones de visualizaciones en Twitter y numerosos artículos publicados en algunos de los blogs más importantes del país.

También hay casos de blogtrips impulsados por empresas privadas. En el verano de 2016, el hotel ADH Isla Cristina (Huelva), invitó a 8 blogs de distintos puntos de la geografía nacional para disfrutar de sus instalaciones además de conocer a fondo la zona donde se enclava el hotel. Y así podríamos seguir de forma indefinida.

 

¿Crees que puede ser interesante para tu negocio o destino organizar un blogtrip? Si tienes alguna duda, contacta conmigo y lo hablamos.

Publicado en Content Hacking.

Jesús Benabat

Entusiasta, inquieto, curioso y decidido. No me canso de aprender y afrontar nuevos retos. Estoy especializado en marketing de contenidos y estrategia en Social Media. Mi pasión es viajar, por ello ayudo a empresas de turismo a conseguir sus objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *